Migración de Especies (2)

migra2

LOS VIAJEROS: La lista de animales que migran con las estaciones es larga y abarca desde insectos hasta ballenas. Entre todas las especies que pueden volar, nadar, o caminar largos trechos, hay aquellas que migran. Las migraciones obedecen casi siempre a cambios climáticos que coinciden con la abundancia de alimento o con condiciones propicias para la reproducción. Desde las mariposas mejicanas que cruzan los EE.UU. en verano, pasando por las diversas clases de aves y tortugas, hasta las ballenas, viajan grandes distancias para reproducirse en el lugar más conveniente, el que abandonan cuando el clima no es propicio.

Son miles los ejemplos, pero aquí cabe mencionar al campeón absoluto de las migraciones, el llamado sarapito (Limosa lappónica) una especie de gaviota de pico y patas muy largas de unos 44 cm. de largo, con una envergadura de ala de hasta 82 cm. y un peso de 350 gr. Esta ave viaja entre Alaska y Nueva Zelanda, 11,000 Km., cruzando el Océano Pacífico. Para hacerlo, al partir, el 55% de su peso consiste en grasa almacenada como combustible. El viaje de regreso lo hace por etapas. Una variante de esta especie viaja del noroeste de Asia a Tierra del Fuego, pero todavía no se sabe si para en el camino, cuántas veces o dónde.

La tortuga Laúd (Dermochellys coriacea) del Caribe es otra gran viajera, de gran tamaño, hasta 2.70 m. y 900 Kg., recorre el Caribe, llega hasta el noreste de los EE.UU. en el verano, y regresa a las costas de Sudamérica o África cuando empieza el invierno del hemisferio norte. Son muchos los sistemas por los que se guían los animales migratorios, pero en el caso de la tortuga uno de los factores es la temperatura del mar.

NUEVOS PELIGROS

Hemos dado algunos ejemplos de animales migratorios que ilustran su modo de vida y su dependencia de las estaciones. Es por esto que el cambio climático que se está produciendo presenta una seria amenaza para diversas especies, aún cuando el hombre no intervenga directamente alterando su hábitat o interfiriendo con su alimento. Este es el caso de ciertas aves y de la tortuga Laúd, entre otros. Al subir la temperatura y adelantarse el verano en el hemisferio norte, algunas aves llegan con su itinerario normal para encontrarse que las orugas de mariposa, su principal alimento, ya no están, porque han iniciado más temprano su mutación debido al calentamiento global.

El cambio en las temperaturas del mar, también debido al calentamiento global, está desorientando a las tortugas Laúd. Animales de sangre fría, extremadamente sensibles a los cambios de temperatura, las tortugas siguen al agua más caliente. Ahora, los mismos cambios de temperaturas en el Caribe que han intensificado los huracanes (ver esta página del 13 de Junio del 2006 ) las desorientan.

Como consecuencia se ha encontrado tortugas Laúd en lugares donde normalmente no llegan, y las condiciones no son favorables para el desove. Lo más probable es que si logran regresar, encontrarán que sus huevos han sido víctimas de predadores. Este es sólo un ejemplo de los muchos efectos del calentamiento global detectados últimamente por los biólogos. Próximamente describiremos los ingeniosos sistemas que se han diseñado para estudiar las migraciones de diversos animales y tratar de impedir su extinción.

Esta entrada fue publicada en Ciencias y etiquetada en , , . Agregue este enlace permanente a sus marcadores.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>