Retina, Conos y Bastones.

retina-conos-bastones

El mecanismo de la vista el que determina lo que es registrado y transmitido al cerebro. Este mecanismo tiene una parte óptica (también puramente física) que tiene una pequeña influencia en el color, ya que la córnea y el lente del ojo (como un vidrio) filtran los rayos más cercanos al ultravioleta. El resto del proceso es electro-químico. El lente proyecta la imagen en el fondo del ojo, donde está la córnea, membrana que contiene la “película” que la procesa.
Aunque lo hicimos en esta página en otra oportunidad, al hablar de la visión, es conveniente describir la retina.

Aproximadamente con un cuarto de milímetro de espesor, la retina es una parte del cerebro. Al evolucionar la vista, en cientos de millones de años, esta membrana ha avanzado hasta ubicarse en el fondo del ojo, pero ha mantenido su estructura y conexiones a través de un manojo de nervios llamado el “nervio óptico”.

Esta admirable estructura nos permite ver detalles ínfimos y funciona con un rango de luz asombroso. Desde una noche oscura hasta bajo un sol radiante, la retina se adapta para procesar las imágenes y enviar al cerebro la información, parte de la cual –cuando hay suficiente luz– es el color. La retina tiene unos 125 millones de elementos receptores de luz que son de dos formas: los “bastoncitos” y los “conos”. Los bastoncitos, mucho más numerosos, son los que nos permiten ver con poca luz, no funcionan con luz intensa y no registran color.

TRES BASTAN

Los conos, responsables de la visión detallada y del color, se encuentran concentrados en un círculo de un medio milímetro de diámetro llamado “fovea”. Curiosamente, tanto los conos como los bastoncitos se encuentran en la parte posterior de la retina. Es decir, en el lado del cerebro, de modo que la luz les llega a través de la membrana de fondo de ojo. No se sabe a que se debe, pero según algunos puede ser para proteger a los receptores de la luz, ya que tras ellos hay una capa de melanina (células negras) como en la caja de una cámara fotográfica, que absorben la luz e impiden reflejos.
Los bastoncitos y los conos procesan la luz electroquímicamente. Cuando reciben un foton (una unidad de luz), se desencadena un proceso que altera la estructura química de una proteína. El proceso libera energía y permite el paso de iones (átomos con carga eléctrica) de sodio y/o potasio en los sinapses (uniones entre células nerviosas). El proceso en los conos es diferenciado, ya que existen tres clases de conos de acuerdo a su sensibilidad a diferentes longitudes de ondas de luz. Esta diferencia es la que nos permite ver el color, y sólo puede darse con niveles altos de luz. Los conos no funcionan en la semioscuridad, razón por la cual de noche todos los gatos son pardos.

Los tres tipos de conos se diferencian en que uno es sensible al rojo, otro al verde y otro al azul. Por eso que llamamos colores básicos y con ellos podemos formar todos los demás. Superpuestos dan el blanco, ya que saturan los tres tipos de conos. Por eso dije al principio dijimos que el fenómeno del proyector (azul+amarillo=blanco) –a diferencia de la pintura (azul+amarillo = verde)– es biológico.

Debido a que cada uno tiene –a través de un conjunto de células– una conexión al nervio óptico, la información que llega al cerebro cubre toda la imagen. En el tiempo esto es imposible, ya que cada “disparo” de información “destiñe” al cono, agotando su pigmento que tiene que ser restaurado. Sin embargo el cerebro completa la imagen en lo que dura su reposición y en una fracción de segundo el cono está listo para mandar más. Si falta un pigmento o un tipo de cono–como es el caso de los acromáticos– la visión de color es incompleta (acromatismo) y generalmente se confunden ciertos verdes, azules y marrones.

Hoy el hombre ya no depende tanto de la visión del color como en la época en que la desarrolló. La maravillosa maquinaria, que tomó cientos de millones de años en perfeccionarse, ya no es esencial para la supervivencia, pero es difícil imaginar la vida sin ella. Si bien es cierto que alguna de la mejor fotografía y cine se hicieron en blanco y negro, y que la pantalla en que escribo esto no tiene color, si me los quitaran, me haría falta el “calor” de los colores… aunque el rojo sea frío y el azul caliente.

Esta entrada fue publicada en Ciencias y etiquetada en , . Agregue este enlace permanente a sus marcadores.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>