Peruanismos

huachafo

Hace poco recibí un comentario sobre una crónica en la que empleo la palabra “huachafo”,  desconocida fuera del Perú. Difícil de traducir, es algo entre “snob”, combinado con mal gusto y algo cursi.  Entre los estudiosos “huachafo” ha originado interminables discusiones sobre su origen, y no faltó quien le encontrara una raíz inglesa (whitwchappel). El casi equivalente chileno es “siútico”. Lo mismo es válido para una serie de palabras que usamos con frecuencia, cuando no a diario,  que resultan incomprensibles para otros hispanoparlantes, en especial para los españoles. Estos son los llamados “peruanismos”, que forman parte de nuestra cultura.  Para quienes se intertesan en el tema, hay un excelente libro escrito por Martha Hildebrandt, que hace unos años ya estaba en la tercera edición. Lo recomiendo.

Acabo de revisar mi ejemplar. Es un diccionario o libro de referencia que, incluído el índice, tiene más de 540 páginas. Sin embargo, es un verdadero libro, no sólo de consulta sino de lectura. Como sucede frecuentemente con los lectores de diccionarios, como yo, comencé a ojearlo por cualquier página. En este caso la palabra “chancar” (viene del quechua chámkkay ) … y no paré de leerlo.

Además de la fascinación que ejercen las palabras en sí, su historia y su etimología, el registro de sus usos, las citas y las referencias son crónicas independientes: comprimidos de historia de la cultura. Las metamorfosis que sufren las palabras, la manera en que son empleadas en diversos contextos y los usos específicos que se les da en diversos lugares hacen una lectura fascinante. Además presentan la historia de una manera en la cual uno no ha pensado. Un ejemplo es la fuerza de una palabra nueva, con la que designamos algo que encontramos por primera vez,  y que queda firmemente establecida.

Tal es el caso de los españoles que llegaron a América y se encontraron con el ají, el maíz y el cacique. Los dos vegetales y el cargo recibieron el nombre que le daban los arahuacas del Caribe, en un idioma ya desaparecido. Aunque después, seguramente por siglos, oyeron las correspondientes voces quechuas –Uchu, Tsara y Kuraka– éstas no las pudieron desplazar. Otra novedad interesante, al menos para mí, es la influencia de términos marinos en quienes se aventuraban a ultramar.

En una época en que el viaje transatlántico era una aventura de meses, llena de temores, sorpresas y descubrimientos, las palabras marineras quedaban grabadas en el recuerdo de los viajeros. Agunos ejemplos explican la abundancia de términos marinos –como repuntar, con origen en las olas– en los americanismos. No menos interesante es la historia de palabras que derivan de apellidos (como barchilón) o circunstancias casuales que, a través del ingenio popular, han pasado a formar parte de nuestro vocabulario y en algunos casos recibido la consagración de la Real Academia.

No es de sorprender que a quien trabaja con palabras le interese su historia, origen y evolución. Sin embargo creo que el interés no se limita a quienes escriben. Todos hablamos y la mayoría tratamos –al menos en ciertas circunstancias– de hacerlo bien. La materia prima que usamos son las palabras y ninguna construcción es mejor que sus materiales. Si bien es cierto que construir requiere conocimientos estructurales –en este caso las reglas de la gramática– la esencia son los materiales.

El que conoce la resistencia, elasticidad, conductividad, fragilidad, dureza, etc. del material puede hacer una construcción óptima. Lo mismo sucede con las palabras. Un buen constructor de la lengua podrá hacer estructuras más elegantes si conoce las posibilidades y limitaciones de los materiales que usa: las palabras. Para quien quiera construir empleando peruanismos, es una obligación leer este libro. Además garantizo que se va a entretener. No es necesario que quiera escribir, basta con que quiera hablar con propiedad… Y, ahora que lo pienso, tampoco eso es necesario para sacarle gusto a la lectura. La curiosidad por saber por que decimos algunas cosas como las decimos es suficiente.

Esta entrada fue publicada en Cronicas y etiquetada en , , , . Agregue este enlace permanente a sus marcadores.

2 respuestas para Peruanismos

  1. karen dice:

    Excelente! muy interesante… seguiré leyendo otros post

  2. PeruCool.com dice:

    Wow, muy buena informacion, estaba buscando informacion sobre
    peruanismos, y me parecio genial
    Saludos

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>