Emblemas y Marcas de Autos (1)

emblemas-uno

Hoy, aún el aficionado a los autos, tiene dificultad en distinguir las diversas marcas y modelos. El número de fabricantes se ha reducido –y se seguirá reduciendo–  mientras que las leyes de la física han hecho que los autos se asemejen cada vez más. Para obtener el mayor rendimiento y bajar los costos de producción, sin sacrificar la seguridad, los autos adquieren formas similares. Esto no siempre fue así.

Cuando nació la industria automotriz, los primeros autos generalmente llevaban el nombre de sus diseñadores y constructores –casi siempre la misma persona– y surgió la necesidad de identificarse. En aquella época el automóvil era un símbolo del avance tecnológico y la velocidad, aunque en muchos casos era más lento que el caballo. Tal vez por esa razón muchos adoptaron símbolos de animales veloces, como aves, galgos o caballos.

La necesidad de identificarse, además de la forma distintiva del vehículo mismo, requería incluir el nombre del constructor y algún emblema. A principio de siglo había decenas de marcas y las combinaciones de forma, nombre, escudo y emblema eran numerosas y variadas. Cuando el auto adquirió su forma definitiva –motor delantero con radiador–  el frontal del auto se convirtió en su elemento más distintivo. Los radiadores adquirieron las formas más variadas –inclusive algunos fueron redondos– y eran los que llevaban los elementos identificatorios. En aquel entonces los automóviles eran caros y limitados al público más afluente, lo que permitía fabricar emblemas costosos. En algunos casos, tratándose de autos de gran lujo como Rolls Royce y Bugatti, los fabricantes recurrieron a escultores famosos.

En mi época de colegial, cuando pasaba mis horas libres en el taller vecino a la casa de mi tía, me entretenía recogiendo repuestos desechados y piezas de autos descartados. Rara vez tenía la suerte de encontrar un emblema, o una mascota de las que aparecían en la tapa del radiador, pero podía admirar la de los autos que se encontraban en servicio. Algunas de las más impresionantes, con los años se convirtieron en clásicos y objetos de colección; como el cisne de los Packard grandes y el galgo de Lincoln, entre otros.

La mayoría de los fabricantes ponían su nombre de manera destacada en el radiador, los más modestos, en lugar de poner su nombre, tomaron personajes o animales mitológicos como emblema. Al inicio de la industria automotriz las marcas, que aparecían y desaparecían, se contaban por cientos y sólo algunas han sobrevivido hasta hoy. Hubo autos con nombres de personajes mitológicos, como el Unicornio y la diosa Minerva (francés y belga respectivamente), con las correspondientes figuras en el radiador.

Otros, tomaron nombres relacionados en alguna forma con su origen. Por ejemplo Hispano Suiza le debe su nombre a que el primer auto que fabricó fue diseñado por un ingeniero suizo, financiado por un catalán y construido en Barcelona. Cadillac le debe su nombre al soldado de fortuna francés, fundador de la ciudad de Detroit. Ambas marcas, adquirieron prestigio mundial, pero adoptaron emblemas distintos. Cadillac optó por un escudo nobiliario fantasioso, que incluye algunos elementos heráldicos auténticos.

Hispano Suiza, que fabricó motores para los aviones de combate franceses de la primera guerra mundial, adoptó el emblema de la escuadrilla más famosa: la cigüeña. De largo pescuezo, con las alas batientes hacia abajo, la hermosa cigüeña de Hispano, adornó algunos de los autos más espectaculares de los años 20 y 30. Otro que adoptó el emblema de un escuadrón de combate famoso, esta vez italiano, fue Ferrari. El “Cavallino” –caballo negro rampante– que adorna los Ferrari también fue un emblema usado por aviones de combate.

La variedad de emblemas es enorme, pero algunos, ya sea por los autos que los usaron o por su originalidad, merecen ser mencionados. El escudo de Alfa Romeo, con una especie de serpiente coronada “bichone” y una cruz roja sobre campo blanco, es la insignia heráldica de la comuna de Milán. La escultura de la mujer alada que aparece encima de los radiadores de los Rolls Royce, es nada menos que la secretaria de unos de los primeros clientes de la marca, Lord Montague, hecha por un escultor famoso, de quien se rumoreaba que era amante.

Esta entrada fue publicada en Autos y etiquetada en . Agregue este enlace permanente a sus marcadores.

2 respuestas para Emblemas y Marcas de Autos (1)

  1. Pingback: ¿Cómo se nombra un automóvil?

  2. john dice:

    necesito fabricar emblemas para mi auto espero su respuesta

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>